Las protestas de una estudiante sueca consiguieron detener este martes un vuelto entre Suecia y Turquía en el que un inmigrante afgano iba a ser deportado. La joven de 22 años se ha negado a tomar asiento hasta que el hombre (un afgano de 52 años,según la Die Welt) no fuese sacado del avión en el que se le pretendía trasladar hasta Kabul (Afganistán).

La presencia de la estudiante de la Universidad de Gothemburgo Elin Ersson en el avión en el que se encontraba el inmigrante no fue casualidad. La joven se compró el billete a Estambul (Turquía) cuando se enteró de que iba a ser ese determinado vuelo en el que se iba a producir la deportación. Tras manifestarse con otros 25 activistas, entró en el avión.

Brutal ataque sexual de refugiados en Suecia: 35 chicas violadas en un concierto

Una vez dentro del vuelo, comenzó a retransmitir su protesta en directo a través de Facebook. En él, la joven se pasea por el pasillo central del aparato insistiendo en que, si el hombre permanece en el avión y vuelve a Kabul, probablemente morirá.

Ersson pide al piloto que se niegue a volar con una persona deportada a bordo y entra en conflicto con las azafatas, que pretenden impedir que grabe la escena.

Las imágenes han dado la vuelta al mundo, han sido reproducidas 2,4 millones de veces y compartidas en Facebook más de 35.000.

Si bien al principio se la puede apreciar encarándose a algunos pasajeros molestos por sus acciones, al final, cuando el inmigrante afgano es retirado por tres guardias de seguridad, es aplaudida por la mayor parte del avión.

Este podría no ser el final de la historia. Según recoge la Deutsche Welle, las autoridades suecas mantienen que aquellos que se nieguen a cumplir las órdenes de un piloto de un avión, como por ejemplo, lo respectivo a sentarse, pueden ser multados o recibir una sentencia de prisión de hasta seis meses.

Las fuerzas de seguridad suecas no han confirmado ni desmentido que el hombre afgano siga en proceso de ser deportado. Suecia llegó a recibir más de 160.000 solicitudes de asilo en 2016. Los grupos de solicitantes más numerosos son los sirios, los iraquíes, los iraníes y los somalíes.