Un pasajero borracho que embarcó con una muñeca hinchable y mostró comportamientos violentos hacia los tripulantes de cabina, provocó el pasado viernes 8 de mayo un increíble aterrizaje de emergencia.

El vuelo iba de Irlanda del Norte a Ibiza, pero tuvo que aterrizar en ToulouseFrancia. El pasajero, del que no trascendió su nombre, había tomado unas copas de más y jugaba durante todo el viaje con una muñeca sexual.

La compañía aérea inglesa, la low cost Jet2, se vio sorprendida por la actitud de su pasajero. Según reproduce el Diario de Ibiza, la policía francesa obligó al hombre a abandonar el avión una vez aterrizó en el país galo y, como consecuencia de sus actos, la aerolínea le prohibió viajar para siempre en sus vuelos.

Uno de los viajeros declaró a BBC Northern Ireland que el individuo parecía formar parte de un «grupo de hombres que iba a celebrar una despedida de solteros»en Ibiza. Aunque no pudieron llegar al lugar. La misma persona, que viajaba con su hijo pequeño, aseguró que el comandante le llamó la atención en repetidas ocasiones, ya que el hombre estaba consumiendo alcohol procedente de botellas compradas en el duty free y no en el avión.

Otro de los presentes se quejó en Twitter de lo increíble que le parecía poder volar a con alguien «acompañado de una muñeca hinchable sin importarle que hubiera niños delante». Otros pasajeros lamentaron que hubieran tenido que tardar seis horas en un vuelo que debería durar tres. El vuelo debía haber aterrizado a las 15.30 de la tarde en Ibiza y al final llegó a las 19.35 horas.

En cuanto a la compañía, un portavoz de la aerolínea Jet2 insistió a la BBC en que«el cliente, el señor McDowell, quien volaba en grupo, se comportó de forma agresiva con la tripulación», por lo que tuvieron que efectuar el aterrizaje de emergencia en Toulouse, «al no poder tolerar comportamientos así». El portavoz también lanzó a un aviso a futuros pasajeros díscolos al decir que no permitirían «actos semejantes»en sus vuelos.