Los problemas relacionados con la salud mental siguen siendo prácticamente un tema tabú en nuestra sociedad, cuando no es aún peor y son considerados un estigma. Un estigma tiene lugar cuando alguien te ve de forma peyorativa por una característica que te hace distinto. Podríamos considerarlo como un estereotipo negativo que no deja ver nada más de ti. Desgraciadamente, y aunque la sociedad avanza, las actitudes negativas hacia las personas que sufren algún tipo de enfermedad mental siguen muy presentes.

Para sobrellevar estas enfermedades sin auto discriminarse a uno mismo, es necesario adoptar una serie de medidas que nos permitan llevar una vida plena, a la que tenemos derecho aunque no quieran concedérnoslo. Las valoraciones negativas normalmente provienen del desconocimiento y la falta de comprensión, así que nada de avergonzarse y esconderse, el problema lo tienen los demás.

Por eso, en primer lugar es necesario que se reconozca la enfermedad, como lo haríamos con cualquier otra, y se busque tratamiento. No hay que dejar que el miedo a tener la etiqueta de enfermo mental te paralice y te impida acceder al tratamiento que necesitas. No estás solo, busca ayuda.

No consientas que los estigmas sociales te hagan dudar de ti mismo y de tus capacidades. Tanto buscar asesoramiento, como investigar la enfermedad y relacionarte con otras personas que tienen la misma u otra enfermedad mental te ayudará a aumentar tu autoestima y a hacer oídos sordos a las críticas.

No te aísles. Tanto tus familiares como tus amigos o los miembros de tu comunidad pueden ofrecerte apoyo si conocen que tienes una enfermedad mental, pero para eso debes confiar y compartir tus sentimientos y emociones, contar lo que te ocurre con franqueza y no intentar ocultarlo.

Hoy en día hay viviendas tuteladas para enfermos mentales en nuestro país que en ocasiones permiten al enfermo relacionarse con profesionales que conocen a fondo qué les ocurre y a otros pacientes en su misma situación. Esto les ofrece la oportunidad de conocerse mejor y mejorar la confianza en uno mismo. Es el caso de las viviendas tuteladas para enfermos mentales en Valencia.

Estas viviendas tuteladas en la provincia de Valencia cuentan con modelos de atención personalizada que se adaptan las necesidades específicas de cada persona y se ajustan a su capacitación para sacar lo mejor de ellos, sin centrarse en sus limitaciones, en caso de haberlas. También ayudan mediante el asesoramiento especializado a familiares, ofreciendo programas de orientación específicos para mejorar la relación y convivencia con el enfermo mental.

Nunca se debe equiparar al enfermo con la enfermedad, pues es una persona, no una enfermedad. De este modo, no debemos decir; es bipolar o soy bipolar, sino tengo o tiene un trastorno bipolar. Este es un modo de discriminación verbal muy frecuente que se produce sin ser conscientes del verdadero poder que tienen las palabras, pues como sabemos, las palabras conforman y modifican nuestros pensamientos.

Cómo superar la dependencia emocional

La dependencia emocional es un trastorno mental muy frecuente que nos resta autonomía y capacidad para ser y sentirnos seres completos. Aunque no esté considerado un estigma, como puede ser la esquizofrenia u otros trastornos, igualmente impiden a la persona ser feliz y llevar una vida plena.

Si seguimos los consejos de Patricia Garzón, psicóloga en Sevilla, para superar la dependencia emocional, lograremos con éxito nuestro propósito, pues es la psicóloga referente en el sector y ha ayudado con éxito a todos aquellos pacientes que se han puesto en sus manos. Y es que, al igual que ocurría con otros trastornos mentales, se hace necesario recibir la ayuda adecuada para superarla.

Para buscar ayuda, hay que saber reconocer los síntomas de la dependencia emocional. Debes reconocer que cuando tu bienestar, tu seguridad emocional y tu felicidad se depositan en otras personas o depende de lo que hagan, digan o piensen de ti, posiblemente necesitas ayuda por estar sufriendo este tipo de dependencia.

La causa principal de la dependencia emocional es la falta de autoestima y se alimenta de nuestras inseguridades, que dan lugar a la desconfianza, al miedo y a la incertidumbre, cerrándose un círculo vicioso que, si no se trata adecuadamente, crece exponencialmente, retroalimentándose.

La persona que sufre dependencia emocional es incapaz de ser feliz y sufre constantemente porque se cree incapaz de vivir sin esa persona. Las situaciones más frecuentes en las que suele darse este apego tóxico son en las relaciones de pareja. Las creencias personales de cómo creemos que deberían ser y comportarse los demás suelen jugar un papel fundamental dentro de este trastorno.